Print Mail Pdf
13
may
2016

Visita a la comunidad "il Chicco"

Arca - Comunidad il Chicco

A las 17 horas del día de hoy, 13 de mayo, el Papa Francisco, en el curso de la iniciativa jubilar los “Viernes de la Misericordia”, ha visitado la comunidad “El Chicco”. Se trata de una asociación que pertenece a la gran familia del Arche (El Arca) fundada por Jean Vanier en 1964. Está presente en más de 30 países en los cinco continentes y junto con la asociación “Fe y Luz” se dedica a las personas más vulnerables y marginadas de la sociedad. La comunidad del “Chicco” es la primera presente en Italia, fundada en 1981, y alberga ahora a 18 personas con discapacidad intelectual grave. Una segunda comunidad se encuentra también en Bolonia y una tercera podría abrirse pronto en Cerdeña. La intuición que está detrás de estas “casas de familias” es la de acoger a personas con diversidad funcional grave con el fin de hacerles sentirse acogidos y protagonistas de sus propias vidas y de la de quien se dedica a ellos. La idea principal del Arca es la de hacer “el elogio de la imperfección”, es decir, hacer que la gente tome conciencia de que nadie puede ser discriminado por ningún tipo de diversidad funcional. La visita frecuente a estas casas permite descubrir cómo estas personas poseen una sensibilidad particular, hecha de profundo afecto y de búsqueda de amistad. El Papa Francisco ha querido realizar un nuevo signo contra la cultura del descarte. No se puede privar de amor, alegría y dignidad sólo por tener una discapacidad intelectual. Nadie puede permitirse el lujo de discriminar en base a prejuicios que marginan y condenan al silencio a familias y asociaciones. En la estructura de Ciampino hay dos casas familia (llamadas “hogares”) la “Viña” y el “Olivo”. El Papa Francisco se ha sentado en la mesa para tomar la merienda con las personas discapacitadas y con los voluntarios, ha escuchado las sencillas palabras de Nadia, Salvatore, Vittorio, Paolo, Maria Grazia, Danilo… compartiendo con alegría y sencillez este momento familiar. Ha podido visitar también a las personas con una discapacidad intelectual grave, dando signos de un profundo afecto y ternura; en particular, hacia Armando y Fabio, que fueron los primeros en ser acogidos. De acuerdo con la intuición del fundador del Arca, las personas con discapacidad tienen que desarrollar una vida hecha también de esfuerzo manual, según las capacidades de cada uno. Por esto, el Papa Francisco se ha acercado al taller artesanal donde cada día se crean pequeños objetos artesanales que expresan la creatividad y fantasía de los miembros del “Chicco”. Cogiéndose todos de la mano, finalmente, el Papa Francisco ha rezado junto con ellos en la pequeña capilla y abrazado por todos se ha despedido a las 18:30 horas aproximadamente. La Comunidad del “Chicco” vive de unos pocos subsidios regionales, mientras que se confía a la Providencia para la gran parte de la ayuda que necesita para la subsistencia. El Papa, además de un donativo personal, se ha presentado llevando la “pastarelle”, es decir, fruta de temporada, cerezas y melocotones, recibidas con grandes aplausos y alegría por parte de todos.

El Papa Francisco ha puesto de manifiesto con esta visita uno de los aspectos más sobresalientes de su pontificado: la atención a los más sencillos y a los más débiles. Llevándoles ternura y afecto ha querido dar un signo concreto de cómo se puede vivir el Año de la Misericordia. Al 13 de mayo, los datos oficiales del Año Santo hablan de más de 7 millones (7.133.256) presentes en los eventos del Jubileo en Roma. Este de hoy es el quinto signo de misericordia realizado por el Papa Francisco durante el Jubileo: en enero, visitó el asilo de ancianos y el centro que acoge a personas en estado vegetativo; en febrero, la comunidad terapéutica en Castelgandolfo; en marzo, el centro de acogida (Cara) de refugiados en Castelnuovo di Porto; en abril, la visita a la isla de Lesbos.

Arca - Comunidad il Chicco

Via Ancona 1, Ciampino (Roma), Italia